Alirio Figueroa: Escrito con Serenidad

Desde hace bastante tiempo una mayoría de venezolanos abriga el deseo de salir del gobierno, pero los líderes políticos de ella, muchas veces han procedido en forma emocional, hormonal, antes que con la razón o el raciocinio que de forma serena, metódica y planificada de por medio; enfrente a un adversario político como es el oficialismo, el cual no es tan fácil de derrotar.

Por años, la oposición, ante el desempeño decisiones, y hasta rumores de cualquier laya, ha procedido de manera irrefrenable, movida por el conjunto de emociones que se activan del interior de sus conciencias para rechazar al contendor; incurriendo con ello, en reiterados errores que han terminado por atornillar aún más al gobierno. Esto es precisamente lo que el gobierno quiere, procurando estimular entre la oposición una respuesta reactiva sin sopesar el conjunto de escenarios probables, que no le han permitido un análisis político con serenidad.

Así tenemos, por ejemplo, que se activó un paro indefinido en el año 2003 el cual no se pudo retirar cuando era evidente que no se había logrado su objetivo político. También la oposición impulsada por una efervescencia general decidió no participar en las elecciones parlamentarias del 2005, para con ello deslegitimar al gobierno y lograr que este cayera. Se acusó al CNE de tramposo y fraudulento y con ello se generó en los electores de la oposición la desconfianza en el sistema electoral. Esta abstención no dio resultado alguno.

Cuando la oposición ha tenido existo en los procesos electorales es cuando verdaderamente ha estado unida, tal y como sucedió en las elecciones presidenciales con Capriles y las elecciones parlamentarias del 2015. Sin embargo, no se ha sido capaz de convertir los saldos electorales positivos en logros eficaces para salir del gobierno, porque siempre se ha creído que el asunto está a la vuelta de la esquina. Se desprecia con frecuencia los logros porque no se ven los resultados de inmediato. Es indispensable, tener presente que en la política los procesos son largos y nada es más difícil que anidar una idea, un sentimiento, un propósito en el alma colectiva de los pueblos.

Es indispensable comprender que no siempre el curso de los hechos políticos son las consecuencias de nuestros deseos y es una idea básica para cualquier persona, tanto más si se trata de un líder político, comprender que en política, los procesos no se desarrollan en forma inmediata.

Es lamentable todo lo que está aconteciendo en el país. Venezuela es un país curioso si se quiere, porque hemos tenido la fortuna de tener grandes riquezas y no obstante seguir siendo un país pobre. Siempre se ha considerado a Venezuela como un país rico y ese concepto está sembrado en el inconsciente colectivo; y, sin embargo, la triste y amarga realidad es que Venezuela es un país pobre, es un país del tercer mundo con grandes riquezas naturales, pero es un país pobre que no figura y solo en muy poquísimas ocasiones ha figurado entre los países con indicadores macroeconómicos o de cualquier otra naturaleza, apenas comparable con otros países que en algún momento se han denominado países en vías de desarrollo.

En resumen, el problema nuestro debemos resolverlo nosotros y no dejar que la geopolítica entre en juego, porque las fuerzas que hoy mueven al mundo, al igual que antes, lo hacen en acuerdo a los intereses de ellas. Resolvamos nuestros asuntos dando margen a la política bien entendida.


DR. ALIRIO FIGUEROA ZAVALA
Miembro de la Academia de Ciencias Jurídicas del Estado Zulia
alanfisa@hotmail.com.

Deja un comentario