Uruguay y su curiosa potencialidad en cultivo de “marihuana”

Uruguay se convierte en un gigante de la industria mundial del cannabis y su desarrollo e interés que genera en el resto del mundo, con empresas que apuestan a generar allí productos para todos los usos que ofrece la planta milenaria: medicinal, industrial, “recreativo” o adulto y alimenticio.

El primer impacto, hace media década, Uruguay lo generó como consecuencia de la decisión del ex presidente José Mujica de regular el cannabis para combatir el narcotráfico, mejorar la seguridad y la salud públicas, con el permiso a los uruguayos para cultivar la planta en sus casas, en clubes de membresía o comprar la marihuana empaquetada en las farmacias.

Con el paso de los años el Estado amplió el sentido hacia el negocio, atento a su potencial descomunal en términos económicos: todas las consultoras interesadas en el tema calculan que en pocos años la ola verde moverá decenas de miles de millones de dólares.

En ese sentido, fuentes oficiales del Gobierno confirmaron a Infobae que ya se otorgaron 19 licencias para empresas o entidades públicas -como universidades- autorizadas a investigar o desarrollar todos los aspectos del cannabis y otras ocho en evaluación.

Las proyecciones de estas compañías indican que el espacio autorizado para cultivar plantas a cielo abierto ya se extiende a las 1.000 hectáreas y de 22 mil metros cuadrados dentro de invernáculos.

“Las últimas estimaciones que tenemos indican que esto generaría en los próximos cuatro años entre 3.000 y 4.000 nuevos puestos de trabajo directos”, remarcó a este medio Martín Rodríguez, director ejecutivo del Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA), entidad creada también por la ley de 2013, con la finalidad de regular la plantación, cultivo, cosecha, producción, elaboración, acopio, distribución y dispensación del cannabis. El control del cannabis legal por parte del Estado se reparte entre este organismo y el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca.

De momento, estos productos no se comercializan en el mercado interno porque sólo existen dos empresas autorizadas para tener laboratorios de extracción, que están en pleno desarrollo. Pero sí ya se tendieron las redes de la exportación hacia países donde el uso médico o recreativo es legal: desde Estados Unidos a Canadá, desde Israel hasta Australia incluidos Brasil, Perú, Chile y Colombia en la región.

La mayoría de las empresas instaladas en Uruguay son de capitales extranjeros y apuntan, sobre todo, al mercado internacional. Aurora, una de las grandes compañías cannábicas del mundo, compró la empresa local ICC. Llegó desde Canadá para producir flores psicoactivas y aceites medicinales con el fin de abastecer a los mercados de todo el mundo.

INFOBAE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s