ABC. Los torturadores del régimen de Maduro

El periódico español ABC consignó que los hallazgos médicos filtrados por el director de actuación procesal del Ministerio Público en el exilio, Zair Mundaray, revelan que el capitán de corbeta tenía fracturadas 16 costillas, el tabique nasal y un pie.

Además, presentó excoriaciones en hombros, codos y rodillashematomas en los abductores, lesiones similares a latigazos en la espalda y signos de quemaduras en ambos pies, que se presumen de electrocución.

Fuentes militares conocedoras del caso dijeron al mismo diario que el mayor Alexander Gramko Arteaga, director de Asuntos Especiales del Dgcim, “es el ejecutor de las operaciones de tortura y procedimientos especiales“. Bajo su mando se realizan las “desapariciones forzadas y ejecuciones contra los militares enemigos del régimen”.

Según estas fuentes, en Gramko recayó la orden de torturar que acabó con la vida del capitán. “La dirección de asuntos especiales no hace nada sin que Nicolás Maduro lo autorice. Fue creada para hacer trabajos única y específicamente para el presidente”, detallan.

El jefe de contrainteligencia de la Guardia de Honor, Asdrúbal Brito Hernández también participó en las torturas.

Otro dato que estremece es que Gramko Arteaga tiene a su cargo centros clandestinos de detención llamados “casas seguras” para torturar y hacer desaparecer a los opositores del régimen.

Los principales torturadores del régimen

El mayor general Iván Hernández Dala, director del Dgcim y jefe de la guardia de honor presidencial, es el principal responsable de llevar a cabo las torturas contra disidentes. Dirige el órgano represor más brutal de Venezuela y cumple con las órdenes directas de Maduro.

Por su parte, el coronel Hannover Guerrero, responsable de la sede del Dgcim en Boleíta, Caracas; también tortura y se encarga de falsificar los expedientes contra los detenidos en sus instalaciones.

Luseph Barrios Olivares, jefe de la unidad especial, es el encargado de la casa de tortura ubicada en La Mariposa. Y Rafael Franco Quintero, jefe de inteligencia militar, fue apuntado por la abogada venezolana Tamara Sujú de ser cómplice “de los peores crímenes de lesa humanidad, entre ellos la tortura y violencia sexual a detenidos“.

Sujú, representante diplomática de Venezuela ante República Checa, activista por los derechos humanos y quien el sábado dio a conocer la noticia, recalcó que la tortura tiene “cadena de mando“.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s