Los «Mall» reman contra la crisis

Los locales comerciales de los «Mall» en el estado Zulia, ofrecían a sus visitantes una variedad de negocios, con vitrinas iluminadas, desbordadas de mercancías a la vista, ferias de comida repletas y los cines con largas colas casi todos los días.

Al oeste de la ciudad, Galerías Mall se ha convertido en un cementerio de establecimientos “apagados”. En cualquiera de sus pisos, una seguidilla de locales “dormidos” no entran en funcionamiento hasta después de las 2:00 pm, cuando usualmente regresa la electricidad.

Las entidades financieras con sede en este “grande” del comercio y de la tradición marabina, presentan una complicación operativa, por la particularidad de sus horarios de atención al cliente, que se extienden solo hasta las 3:00pm.

En otros casos, cierran las puertas hasta nuevo aviso. El Banco Mercantil es un ejemplo: no opera desde hace un mes.

En el caso del Doral Mall, algunas zonas se mantienen en un clima cálido, puesto que, según refirieron comerciantes, los aires acondicionados funcionan según sectores de la edificación. Esto, más las constantes fallas eléctricas, han motivado al cierre de múltiples locales.

Un buen ejemplo de ello son los locales ubicados en su primera planta, situados debajo del cine del mall. Al adentrarse en los pasillos, se aprecia un escenario tétrico: espacio tras espacio sin vida comercial.

En toda la primera planta del Doral Mall hay más de 33 negocios vacíos en planta baja, otros 22 distribuidos frente a la feria de la comida. 

Vendedores explicaron a este medio que muchos de quienes están ausentes tuvieron que mudar sus comercios a otros sitios hasta que se estabilice el tema eléctrico en el centro comercial,mientras que otros dieron fin al alquiler por las pérdidas que acumulaban en esas condiciones.

En la Costa Oriental del Lago

Mientras que en la Costa Oriental del Lago, las dos referencias comerciales con cine, Costa Mall en Cabimas y Ojeda Mall en Ciudad Ojeda luchan por permanecer abiertos.

Costa Mall tiene más opciones, es mucho más grande, pero de igual forma requiere de más ingresos dada sus condiciones, muchos negocios lucen vacíos, pues su inauguración fue en pleno inicio de la crisis hace algunos años.

«Hay días que luce solo, sin mucha gente, solo el cine le da vida a los pasillos, y los fines de semana es el día regular» dijo un empleado del mall.

Entre tanto, Ojeda Mall, en Ciudad Ojeda, tiene poco que dar, pequeño pero de igual forma requiere de una fuerte inversión. Con el eslogan «Creemos en Venezuela», el grupo comercial quiso enfrentar la crisis, pero al día de hoy solo algunos locales pueden cubrir los gastos operativos.

Panorama/Primera Edición Col

Deja un comentario