Ellas suenan en la COL y tienen su público como periodistas

Seguir en Venezuela es símbolo de lucha y persistencia, es la peor crisis en la historia moderna del país, y los periodistas no escapan de tal situación.

Pese a los obstáculos, muchos ejercen con mucha gallardía, y al frente de una profesión muy notable pero que tiene muchas barreras en el cumplimiento de su deber.

El Pitazo suena en la COL

 “Qué esperamos muchos de nosotros, pues llegar al sitio de los hechos, tomar las declaraciones, comparar e investigar para corroborar los datos. Hay personas que no les agrada ese trabajo, pues significamos un estorbo”, así se refirió Mayreth Casanova, corresponsal de El Pitazo en la Costa Oriental del Lago.

Casanova agrega que no es nada fácil salir a la calle y recopilar la información, cada vez hay más limitaciones, más cercos, amenazas latentes, y sin duda, afecta el encuentro con la verdad.

MAYRETH CASANOVA, CORRESPONSAL DE «EL PITAZO»

“En muchas ocasiones sabemos que a nuestras historias les hace falta algunos datos, pero sencillamente es hasta donde podemos llegar, a veces, forzamos las cosas, y en ese momento sabemos que algún funcionario, personaje o dirigente se siente amenazado, no por nosotros, sino por lo que el pueblo puede enterarse”, agregó.

CASANOVA SALE TODOS LOS DÍAS EN LA BÚSQUEDA DE LAS VERDADES

La experiencia tiene nombre

Miriam Zambrano, casi tres décadas ejerciendo el periodismo tiene mucho peso, no se queda atrás en las nuevas tecnologías y hoy forma parte del equipo de “Primera Edición Col” proyecto nuevo que busca cubrir el espacio informativo en la región, de igual manera ejerce labores como Freelance.

Para Zambrano, salir a «patear la calle» en búsqueda de la mejor información es una experiencia gratificante y más aún cuando por el trabajo logras aportar un grano de arena para darle solución a los problemas planteados por las comunidades.

“Ejercer el periodismo día a día es un complemento de vida para quien ama esta profesión, pero que lamentablemente los tiempos han cambiado y hoy no es igual que hace 28 años cuando egresé de la Universidad del Zulia, había más libertad, menos censura, todas las puertas de los organismos oficiales estaban abiertas para los periodistas. Hoy nos debemos conformar con mensajes de Twitter o Instagram para poder establecer algún vínculo con ellos” precisó.

OTRA DE LAS FACETAS DE MIRIAM, LA RADIO

Deja un comentario