Recuerda a «Recorriendo Venezuela». Se cumplen 27 años del asesinato de Rafael Orozco +Video

Un 11 de junio DE 1992 fue asesinado uno de los afamados compositores y cantante del género del vallenato en Colombia, Rafael Orozco. Ya han pasado 27 años desde que partió de este mundo físico, pero sus canciones persisten en el recuerdo.

Y aunque es un largo debate, si Rafael Orozco o el «Cacique de la Junta» Diomedes Díaz impusieron el vallenato en Venezuela, Orozco fue muy popular no solo en la frontera con Colombia sino en todo el país.

Orozco Maestre, nació en Becerril (Cesar) un 24 de marzo de 1954, se dio a conocer como una alternativa moderna en el canto vallenato, integrando conjuntos de oportunidad con los acordeoneros Julito de la Ossa, y Luciano Poveda, con quienes consolidó su propio estilo, diferente del que en ese momento se imponía en el gusto de los seguidores del vallenato clásico, que estaba representado por los “Playoneros del Cesar”, “Bovea y sus vallenatos”, Alfredo Gutiérrez, Jorge Oñate, Poncho y Emiliano entre otros.

Orozco se encontró con Israel Romero Ospino, “El Pollo Irra”, un acordeonero de Villanueva (Guajira) reconocido en toda la Provincia de Padilla y de esa unión se cristalizó el nacimiento de la organización Romero-Orozco, el “Binomio de Oro”.

En su primer trabajo discográfico imponen éxitos como “La creciente” de Hernando Marín, “Momentos de Amor” de Fernando Meneses, “Eterno Enamorado” de Edilberto Daza, “El pataleo” de Poncho Cotes Jr. Y “La gustadera” de Alberto “Beto” Murgas.

El 11 de Junio de 1992 cerca de las 9 de la noche Rafael fue solicitado en la puerta de su casa por dos músicos integrantes de la agrupación de Diomedes Díaz, los cuales llegaron con la intención de pedir prestado unos instrumentos musicales, Rafael les solicitó ir con él a la terraza de la casa donde hablarían con más tranquilidad y así no interrumpir la celebración, mientras conversaban, llegó un hombre que le disparó 10 veces, solo una bala no penetró su cuerpo, pues las otras nueve hicieron blanco en distintas partes de su cuerpo incluyendo la cabeza.

Con la pistola del presunto narcotraficante José Reinaldo Fiallo Jácome (El Nano Fiallo) mataron al cantante Rafael Orozco Maestre y el arquitecto Jorge Navarro Insignares supo que el crimen iba a ocurrir, pero no hizo nada para evitarlo.

La Fiscalía de Barranquilla definió la situación jurídica de seis personas vinculadas al caso. El fiscal, Luis Felipe Colmenares, ordenó la captura de Fiallo, pero este, según su apoderado William Cabarcas Gómez, apareció muerto en una calle de Medellín el 18 de noviembre de 1992 junto con su guardaespaldas Sergio Adolfo González Torres.

En el momento en que mataron al cantante, estaban los músicos Francisco Manuel Corena y Alonso Ariza De la Hoz, a quienes sindicaron de cómplices por haber hecho salir a Rafael Orozco a la puerta de su casa, pero el fiscal creía que no necesariamente estaban al tanto del plan homicida. Los dos fueron sacados de su residencia seis meses después en una camioneta y desde entonces no han aparecido. Sus familiares creen que están muertos.

Deja un comentario