El caos en las estaciones de servicio en Ciudad Ojeda

Los ciudadanos en Ciudad Ojeda, así como los usuarios en la Costa Oriental del Lago, padecen un viacrucis para poder surtir de gasolina sus autos, desde la madrugada hasta altas horas de la noche deben andar “cazando” las gandolas de combustible.

Durante el fin de semana se presentaron focos de protestas que se suman a las constantes quejas de las personas, que incluyen “los guarda puestos cobran hasta 60 mil soberanos para dejar surtir sin hacer la colita”, “cobran en dólares” o “los funcionarios de la GNB o la Policía no hacen cola y revenden la gasolina”

Anoche por ejemplo, en la estación La Estrella, en la avenida Intercomunal, los usuarios decidieron trancar la salida de la gandola, pues el propietario no estaba para recibir el surtido.

La realidad es que a los propietarios ya no les llama la atención vender gasolina, pues no deja ningún beneficio económico, salvo problemas y amenazas.

En Venezuela, es más costoso un pollo que una gandola de gasolina, por lo que los propietarios llevan meses pidiendo un aumento.

Alba Sulbarán manifestó que en la estación La Tropicana, la gente se “arrechó” pues solo llegaban los apadrinados o los que pagan en dólares.

“Ya es común la situación, llegan, se estacionan por un lado, los llaman y surten, o en horas de la madrugada; muchos dormimos en las bombas de gasolina a la intemperie”, agregó.

Deja un comentario