Iglesia Católica celebra el Pentecostés

Cincuenta días después del Domingo de Resurrección, la iglesia Católica celebra el Pentecostés, es la fiesta de la venida del Espíritu Santo.

Después de cincuenta días de incertidumbre para los discípulos, llegó Pentecostés. Por una parte, Jesús había resucitado, lo habían visto y escuchado llenos de alegría, y también habían comido con Él. Por otro lado, aún no habían superado las dudas y los temores: estaban con las puertas cerradas (cf. Jn 20,19.26), con pocas perspectivas, incapaces de anunciar al que está Vivo.

Luego, llega el Espíritu Santo y las preocupaciones se desvanecen: ahora los apóstoles ya no tienen miedo ni siquiera ante quien los arresta; antes estaban preocupados por salvar sus vidas, ahora ya no tienen miedo de morir; antes permanecían encerrados en el Cenáculo, ahora salen a anunciar a todas las gentes.

Papa Francisco

El Papa Francisco presidió este domingo 9 de junio, en una Plaza de San Pedro llena de fieles, la Misa de la Solemnidad de Pentecostés.

Bajo un intenso sol que anticipaba la llegada próxima del verano en el hemisferio norte, el Santo Padre pronunció su homilía en la que contrapuso una vida ajena al Espíritu Santo con una vida dócil a la acción del Espíritu.

“Hoy, con las prisas que nos impone nuestro tiempo, parece que la armonía está marginada: reclamados por todas partes, corremos el riesgo de estallar, movidos por un continuo nerviosismo que nos hace reaccionar mal a todo. Y se busca la solución rápida, una pastilla detrás de otra para seguir adelante, una emoción detrás de otra para sentirse vivos. Pero lo que necesitamos sobre todo es el Espíritu: es Él quien pone orden en el frenesí”.

Deja un comentario