COL: Colas VIP y pago en dólares son las preferenciales en la venta de gasolina

Como si se tratara de una subasta de objetos de valor, así se ha convertido el despacho de la gasolina a lo largo y ancho de las estaciones de servicio que funcionan en los siete municipios de la Costa Oriental del Lago.

“Para que madrugar, aquí lo que hay es que traer dólares y nada más, 10 minutos y estas fuera, dice un joven”, quien manifestó que canceló esa suma y de una vez; el portón se abrió para su paso directo al surtidor de la gasolina.

En la estación de servicio BP ubicada en la avenida Andrés Bello del sector Ambrosio, se observa a diario la cola normal de vehículos con sus respectivos números asignados en sus parabrisas, sin embargo al otro lado de la acera y en la calle trasera a la estación se ubican otros carros cuyos dueños están dispuestos a pagar en moneda extranjera para salir rápido sin necesidad de perder 8 horas de su tiempo.

Lo mismo sucede con la E/S CVP, ubicada en la avenida Intercomunal con carretera “F”, La Trinidad en la carretera “H”, Texaco en la avenida Universidad con carretera “H”, por nombrar solo algunas, donde a diario el caos y el desorden se apodera de la situación ante la mirada de los funcionarios castrenses, quien están a la espere de su clientes ansiosos, dispuesto a pagar lo que sea.

Mariano Pocaterra, es un conductor de un carro pirata para el transporte público, enojado de estos abusos que son cometidos por los propios efectivos militares. “Desde 10 dólares en adelante es la suma de dinero solicitada, según la necesidad de cada quien”. “Esto es un negocio entre todos, aquí ganan los bomberos, los guardias nacionales y oficiales de altos rangos”

Por el control de este negocio, se han registrado discusiones entre uniformados, quienes se pelean sin ningún temor ¡Y como no hacerlo!, dice Luís Chávez, con esa facilidad de conseguir dinero contaste y sonante sin ningún esfuerzo; terminan su turno y se van con los bolsillos llenos, “mientras que los conductores que madrugamos perdemos un día y nos vamos con el tanque vacío”.

Julio Martínez, ingeniero de profesión, pero taxista por la situación país, comentó, que la otra forma de pago rápida y segura es si traes dinero en efectivo y la suma solicitada es de 10 mil soberanos, estas son las formas de la llamadas “marañas de la gasolina aquí en Cabimas y el resto de la COL, sucede lo mismo.

Aquí no se respetan los salvoconductos ni emergencia, pagáis en dólares o dinero venezolano en efectivo y nada más, dicen con descaro, quienes deberían tener el orden. Esto es una mafia y las autoridades nacionales saben de esto, dijo Camila Fernández, médico internista.

Deja un comentario