El caos del agua potable en la Costa Oriental del Lago

La Costa Oriental del Lago, subregión del Zulia con 7 municipios, y un poco más de 1 millón de habitantes tiene la suerte de contar con dos embalses de agua, pero lo irónico es que padecen de un pésimo servicio.

Las represas de Machango y Burro Negro, desde una vista aérea se ven como dos grandes espacios azules, pero la incompetencia, la mala distribución y además de los serios problemas del servicio eléctrico, convierte el surtido en un completo caos.

En la Costa Oriental del Lago, seis de sus municipios, tienen hasta ocho meses sin servicio por tubería y, hasta ahora, Hidrolago no ha respondido a sus solicitudes sobre el restablecimiento del servicio.

Cabimas y Ciudad Ojeda son las dos ciudades más afectadas, pero otras comunidades en Santa Rita nunca han recibido el vital líquido en años. Los Puertos de Altagracia recibe el bombeo desde Maracaibo, y es más grave aún.

La falta de agua afecta la calidad de vida de los zulianos, además de alterar su presupuesto, deben cargar botellas y comprar pipas o camiones cisternas para sus actividades diarias.

En Santa Rita la falla persiste desde hace un año y seis meses, por lo que sus habitantes recurrieron a perforar pozos artesanales, a pesar de que por su cercanía con las aguas del Lago de Maracaibo, es salobre y no apta para el consumo humano.

Quizás el único alcalde que se ha quejado es Alenis Guerrero, autoridad civil de Santa Rita, y ha hecho reiterativo el llamado, pero sin respuesta al día de hoy.

Los camiones cisternas ya cobran en dólares, y hay sitios donde si quiera llega un camión cisterna pues la comunidad, sector o calle no tiene el «dinero» para pagar el servicio.

Hidrolago aseguró que las fluctuaciones de voltaje, junto al racionamiento, interrumpen el bombeo de agua en el cronograma establecido para cada municipio. Aunque anunciaron que buscarían solventar con generadores de corriente.

Aunque se ha fijado un precio único del camión de agua, al igual que la pipa, además de un plan de contingencia para sectores críticos y ambulatorios, hospitales, escuelas e instituciones públicas. No han recibido suministro.

Otros han recurrido a los pozos de agua, pero estos no reúnen las condiciones sanitarias, y sin el debido tratamiento, generan serías lesiones en la piel de las personas, además de no ser apta para el consumo.

El Pitazo/Primera Edición Col

Deja un comentario